Apuntes sobre El Tofo y Cruz Grande

Richard, Nicolas (2019) «El Tofo, vista general de la mina». https://doi.org/10.34847/nkl.6f10dpck

En un punto del Desierto de Atacama está desapareciendo el antiguo mineral El Tofo, que fue la primera mina open pit y la principal mina de fierro en Chile durante los dos primeros tercios del siglo 20. A unos kilómetros de ahí, el puerto Cruz Grande que en su momento embarcó más mineral que Iquique o Antofagasta, es ahora una ruina de concreto desnudo y tres viejos estanques oxidados. La trayectoria técnica de esta gran mina de fierro está llena de enseñanzas y permite poner en perspectiva los actuales megaproyectos de explotación de fierro en la región.

El Tofo fue un yacimiento de fierro de altísima ley – 67% – accesible superficialmente y ubicado en la costa, a apenas 700 m sobre el nivel del mar. Fue, pues, una mina excepcional y de clase mundial, un enorme montón de hierro casi puro de más de cien millones de toneladas dispuesto inmediatamente a orillas del océano Pacífico. El fierro tenía forma de “granos”, “núcleos” o “poderosos vetarrones” de metal puro escondidos entre rocas de apariencia banal y hasta entonces se lo buscaba artesanalmente entre los rodados y los desmontes en que las piedras quebradas dejaban a vista el metal desnudo1. La mina había sido inscrita en 1870 por Eulogio Cerda, ingeniero en minas de La Serena y Félix Vicuña, fundador del Mercurio de Valparaíso2, y fue comprada en 1907 por la Société des Hauts Fourneaux, Forges et Acieries du Chili para abastecer en mineral de hierro los Altos Hornos de Corral, que fue el primer proyecto de planta siderúrgica que se desarrolló en Chile 3. La Sociedad de Altos Hornos esperaba extraer de El Tofo 500 mil toneladas de fierro por año y llevarlas a Corral, donde la fundirían gracias a las 150 mil hectáreas de bosque valdiviano que le fueron entregadas en concesión4. En El Tofo, se realizaron instalaciones importantes -se abrió la mina a cielo abierto a través de terrazas por las que corría una línea Decauville para el acarreo de materiales y una primera chancadora mecánica – pero se siguió atacando el cerro con los mismos métodos artesanales hechos de barrenos comunes y cargas de pólvora5. En cambio, se construyó un andarivel que conectaba la mina con el puerto Cruz Grande a través de un tendido de 7.2 km capaz de transportar 40 toneladas de mineral por hora6 y en el puerto Cruz Grande se construyó un muelle volante o puente de carga para el embarque directo del mineral en la bodega de los barcos que debían de llevarlo hasta Corral7.


El fracaso de los Altos Hornos de Corral -que funcionaban con leña y no con carbón- y sobre todo la apertura del Canal de Panamá que acortó en dos tercios la distancia entre el desierto de Atacama y los centros siderúrgicos e industriales de Norteamérica, dan paso a un segundo momento en la explotación de la mina, muchísimo más intensiva, orientada a abastecer directamente las plantas siderúrgicas de la Bethlehem Steel Corporation en Pensilvania (USA). La Bethlehem explotó El Tofo entre 1913 y 1971 a través de la Bethlehem Chile Iron Mines Company y transportó el mineral a través de The Ore Steam Ship Company mediante una flota de once barcos a vapor de entre 15 y 20 mil toneladas de carga cada uno, que demoraban 40 días en ir y voler entre los puertos de Sparrows Point y Cruz Grande, a razón de un barco y medio por semana. El Canal de Panamá es indispensable para este funcionamiento de El Tofo8. Pero también, El Tofo es una versión a escala de la propia trayectoria técnica y política del Canal de Panamá: son dos grandes hoyos en los que se estrella una ingeniería francesa del siglo 19 – la de Lesseps, del Canal de Suez y de Eiffel – y en los que prospera la ingeniería norteamericana del siglo 20 – la de las palas mecánicas, del Canal de Panamá y de los Guggenheim. Tanto en Panamá como en El Tofo, al centro de esta ruptura están las palas mecánicas que permitirán en adelante mover cerros enteros con muy poco personal. En El Tofo, los ingenieros de la Bethlehem proyectaron una capacidad inicial de 5 mil toneladas diarias de fierro, ampliable en una segunda etapa a 10 mil toneladas diarias, es decir, en su momento de auge, sobre 3 millones de toneladas año9.



Explotar una mina como El Tofo no tiene gran dificultad técnica, otra que la de sacar y llevarse el mineral. No hace falta ningún otro procesamiento; no hay planta de sulfuros, ni de lixiviación, ni fundición, ni hornos, ni procesos químicos, etc. Sólo hay que extraer las mayores cantidades posibles de roca compuesta por hasta un 67% de fierro puro de magnetita y hematita, separar el estéril y moler el resto varias veces hasta poder bajarlo al puerto y embarcarlo. Entre 1913 y 1922, la Bethlehem siguió utilizando las mismas instalaciones de la Sociedad de Altos Hornos, produciendo en torno a las 500 mil toneladas anuales que le permitían el andarivel y el muelle volante de embarque. En 1922 entran en funcionamiento el tren eléctrico y la dársena mecanizada de Cruz Grande. En 1923, la mina exportó 651 mil toneladas de hierro; en 1924, exportaba poco más de 1 millón de toneladas de hierro; en 1927, se embarcó un millón y medio de toneladas10.

El Tofo es anterior a Chuquicamata y ambas minas son representativas de esta nueva minería a rajo abierto, con profusión de perforadoras, trenes y palas mecánicas capaces de devorar montañas. Pero Chuquicamata, cuyo hoyo era muchísimo más grande, exportaba a través de una minería compleja por lixiviación una pequeñísima parte – bajo el 4% – del material que removían sus palas. El Tofo, en cambio, exportaba sin proceso metalúrgico alguno hasta 60% del hoyo que excavaban sus palas. Por eso Chuquicamata no requería puerto propio de salida, mientras que para El Tofo el puerto Cruz Grande es determinante : porque El Tofo exportaba cuatro o cinco veces más toneladas de mineral que Chuquicamata11. ¿Cómo hacer, entonces, para llevarse 67% de un cerro de un lado al otro del mundo?

La primera pieza clave, después de las palas mecánicas, es la gran chancadora mecánica que transforma el cerro en un flujo continuo de pedacitos de piedra escurriéndose por una correa. La Bethlehem instaló una impresionante chancadora mecánica en tres tiempos, incrustada directamente en el cerro, capaz de procesar ochocientas toneladas de roca por hora, como un fabuloso despiche por el que se escurría un flujo constante de piedritas de fierro de 10 cm. de tamaño12.

Luego, entre la mina y el puerto, se construyó un tren eléctrico capaz de mover las diez mil toneladas de fierro diario que se proponía exportar. Las locomotoras que venían bajando cargadas con más de ochocientas toneladas de mineral repartidas en 15 carros tenían un dispositivo que les permitía generar electricidad suficiente como para hacer subir las que venían en sentido contrario descargadas, en un sistema eléctrico cerrado, al modo de un andarivel. Para tal efecto, los trenes de subida y de bajada debían ir sincronizados13.

Por último, se construyó en Cruz Grande una impresionante dársena de acero de 300 m de largo en la que los trenes volteaban directamente el mineral sobre unos silos verticales que luego descargaban el mineral en la cala de los grandes barcos fierreros.14. Los barcos demoraban en Cruz Grande cinco horas en cargar 20 mil toneladas de mineral15.

Tajo de El Tofo, 2019
Chancadora de El Tofo, 2019
Ferrocarril de El Tofo, 2019

Richard, Nicolas (2019) «El Tofo, Dársena de Cruz Grande». https://doi.org/11280/eeaa23ec

Cruz Grande constituye en varios sentidos un punto de inflexión en la historia portuaria de Atacama. Es el antecedente inmediato de todos los otros puertos fierreros que se construirán más adelante en Guayacán, Huasco, Caldera o Chañaral e introduce una ruptura técnica y de escala. Asimismo, junto a Tocopilla por ejemplo, está entre los primeros puertos en organizarse en torno a una termoeléctrica abastecida con petróleo norteamericano para el funcionamiento de un nuevo tipo de minería electrificado. La termoeléctrica de Cruz Grande disponía de tres grandes estanques de petróleo con los que condensar agua de mar para las turbinas y producir 10 000 kw/h para el funcionamiento de la mina16. Cruz Grande despachaba un millón y medio de toneladas en 1927. Entre los grandes puertos salitreros de Tarapacá, Iquique había embarcado 1 millón trescientas mil toneladas de salitre en 1912, pero a través de muchos muelles funcionando al mismo tiempo y con gran ocupación de gente. En Cruz Grande en cambio – y este es un aspecto crítico – había sólo 108 trabajadores.

En 1928, en efecto, trabajaban en la principal mina de fierro de Chile 400 personas y en el puerto Cruz Grande, que había desplazado en volumen exportado a los puertos salitreros de Tarapacá, 108 trabajadores. Junto a sus familias totalizaban 1500 personas principalmente asentada en el pueblo minero de El Tofo17. En la cima del cerro estaba el “campamento americano” que integraba las oficinas, el hotel y las casas de los ingenieros norteamericanos, así como la capilla, la escuela, el hospital y el almacén. Un peldaño más abajo en el cerro estaban los “bungalows” de los responsables y jefes de servicio y un peldaño más abajo, las casas de los trabajadores. Había también en El Tofo un teatro, piscina, policía, luz eléctrica, plaza y juegos infantiles. El agua se bombeaba desde La Higuera18. Abajo en el puerto Cruz Grande, además de las grandes instalaciones y unas pocas casas de los jefes y operarios, estaba el matadero y también un teatro y una cancha y, del otro lado de la pequeña bahía, una caleta de pescadores, hoy Caleta Chungungo.

Dársena de Cruz Grande, 2019
Planta eléctrica y estanques de petróleo puerto Cruz Grande, 2019

En su apogeo hacia 1950, vivían en todo este pequeño mundo sobre 3000 personas – los “Tofinos” – que trabajaron durante generaciones en la mina, en condiciones de gran aislamiento geográfico, desde 1910 hasta 1974. En la década de 1960 la mina entra en declive y la Bethlehem inicia la explotación de una segunda mina, Romeral, a la que desplaza equipamiento y personal. En 1971, la mina fue nacionalizada y traspasada a la Compañía de Aceros del Pacífico, que la cerró definitivamente en 1974. Los tofinos, que atravesaron el siglo veinte encapsulados en una estructura tecno-social cerrada y vanguardista, quedaron entonces en suspenso, en una diáspora que mantiene hoy en día un fuerte sentido de identidad y memoria.


Cite this article as: Nicolas Richard (11/01/2021) "Apuntes sobre El Tofo y Cruz Grande" in ATACAMA-SHS | Sciences humaines et sociales en territoire minier, https://atacama.hypotheses.org/539, accessed 22/05/2022

  1. “Numerosas observaciones me han llevado a la convicción de que el fierro aparece como segregado por la roca misma que lo contiene, formando núcleos aislados de todos tamaños i de todas magnitudes que varían entre granos de hematita i magnetita incluidos en pedazos pequeños de roca hasta grandes i poderosos núcleos i vetarrones inclinados dentro de la formación de la roca ígnea. Trozos de roca ostentan, sin apariencia alguna de mineralización ni descomposición en su superficie, centros o corazones de mineral de fierro casi enteramente puro.” DÍAZ OSSA, Ignacio (1915). Monografía sobre el estado actual de la minería en la provincia de Coquimbo y descripción de sus yacimientos minerales más importantes. Boletín de la Sociedad Nacional de Minería. Santiago, Chile. (215):5-20 []
  2. “El mineral de fierro de “El Tofo ” perteneció primeramente un los señores Félix Vicuña y Eulogio Cerda, pasando poco tiempo después une ser propiedad exclusiva del señor Cerda. Como hasta el año 1903, no había en el país interés alguno por adquirir minerales de fierro, los propietarios de yacimientos de esta naturaleza se dedicaban únicamente a resguardar sus pertenencias mineras, mediante el pago de las patentes respectivas, con la esperanza de que pronto podrían llegar a valorizarse” – Peña I Lillo, Oscar 1928 PEÑA Y LILLO, Oscar (1928). Monografía sobre el mineral de fierro El Tofo que explota la Bethlehem Chile Iron Mines Company en la provincia de Coquimbo. Santiago, Chile. Sociedad imprenta y litografía Universo. []
  3. “Los franceses fundaron la Sociedad Francesa de Aceros de Chile, instalando sus plantas de producción en Corral (prov. de Valdivia). A petición del Estado chileno, los franceses fueron pues los primeros en concebir la instalación de una planta de producción siderúrgica en Chile. El primer alto horno empezó a funcionar el 1° de febrero de 1910 con lo cual, en 1910-1911, la sociedad francesa de los Altos Hornos de Corral (AHC) ya conseguía producir 7.000 toneladas de fundición” Alvar De la Llosa, «Las relaciones económicas y financieras entre Chile y Francia (1905-1939)», Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 28 | 2014 []
  4. p. 496 Rodríguez, R. M. (1917). El mineral del Tofo y las instalaciones para su explotación. Anales Del Instituto de Ingenieros de Chile []
  5. “La Compañia francesa se dedicaba a la explotación de este yacimiento a cielo abierto, trabajando en forma de canteras, formando bancos con cortes de diez metros de altura; sobre cada banco o camino se colocaba línea Decauville que arrastraba el mineral, ya arrancado, al lugar en que debía ser embarcado al andarivel que lo lleva a la costa; el arranque del mineral en cada corte se hacía por esplosión de taladros hechos a mano con barrenos comunes o bien con brocas para cargas de pólvora.” DÍAZ OSSA, Ignacio (1915). Monografía sobre el estado actual de la minería en la provincia de Coquimbo y descripción de sus yacimientos minerales más importantes. Boletín de la Sociedad Nacional de Minería. Santiago, Chile. (215):5-20 []
  6. “La Sociedad Francesa, con el objeto de procurarse los minerales destinados a sus Altos Hornos en Corral, había construido un andarivel de 7200 m. en conección con una planta de chancadoras en la mina y con un gran muelle volante que permite cargar los minerales en los vapores colocados debajo. El andarivel tiene una capacidad de 40 tn por hora” Rodríguez, R. M. (1917). El mineral del Tofo y las instalaciones para su explotación. Anales Del Instituto de Ingenieros de Chile []
  7. “Entre las obras de mayor importancia que la Sociedad Altos Hornos de Chile construyó en la Caleta de Cruz Grande, debe mencionarse un cantilever (puente de carga) sobre un muelle de fierro destinado al carguío directo del mineral en los vapores. Para la bajada del minéral desde “El Tofo ” a la costa, dicha Sociedad instaló un andarivel con torres de acero y de 7,5 kilómetros de longitud” Peña I Lillo, Oscar 1928 PEÑA Y LILLO, Oscar (1928). Monografía sobre el mineral de fierro El Tofo que explota la Bethlehem Chile Iron Mines Company en la provincia de Coquimbo. Santiago, Chile. Sociedad imprenta y litografía Universo. []
  8. “La verdadera i única ganancia residirá, por consiguiente, en la economía del flete. La Compañía norteamericana efectúa ya el flete en vapores contratados espresamente por el Canal de Panamá; parece que cualquiera otra combinación implica una pérdida de uno o dos pesos por tonelada de mineral que se esporte” DÍAZ OSSA, Ignacio (1915). Monografía sobre el estado actual de la minería en la provincia de Coquimbo y descripción de sus yacimientos minerales más importantes. Boletín de la Sociedad Nacional de Minería. Santiago, Chile. (215):5-20 []
  9. “La Bethlehem, compañía arrendataria de las minas del Tofo, para la explotación de los yacimientos de fierro de ley de 67%, siguiendo la práctica norteamericana de hacer grandes instalaciones que, aunque costosas, por su gran capacidad de producción y disminución de la mano de obra, reducen los costos de explotación a un mínimo; no ha escatimado en este caso ningún gasto para facilitar la explotación en grande de sus minas y obtener 5000 toneladas diarias de mineral, capacidad que posteriormente se elevará a 10 000 toneladas” SOLAR PUGA, Ricardo (1921). Una visita al mineral del Tofo de la Bethlehem Chile Iron Mines Company. Anales del Instituto de Ingenieros de Chile. Santiago, Chile. (8): 397-403. []
  10. Peña I Lillo, Oscar 1928 PEÑA Y LILLO, Oscar (1928). Monografía sobre el mineral de fierro El Tofo que explota la Bethlehem Chile Iron Mines Company en la provincia de Coquimbo. Santiago, Chile. Sociedad imprenta y litografía Universo, p. 127 []
  11. Chuquicamata exporta en la actualidad y desde hace varias décadas en torno a 500 o 600 mil toneladas de cobre al año. []
  12. “La chancadora tiene una capacidad de 800 toneladas por hora y reduce el mineral a un tamaño de 25 centímetros y descargándolo después sobre una parrilla separadora (grizzly) con barras de hierro espaciadas de cinco centímetros. El mineral que pasa a través de la parrilla cae por gravedad a la tolva de acopio y el mineral que no alcanza a pasar, va a alimentar a dos chancadoras giratorias del tipo Mc. Cully N. 9. Estas chancadoras, que tienen una capacidad de 300 toneladas de mineral por hora, trituran el mineral al tamaño de 10 centímetros y lo descargan sobre dos tromels o harneros cilíndricos que están en movimiento y tienen aberturas de cinco centímetros. El mineral que atraviesa los harneros giratorios cae por gravedad sobre la tolva de acopio, mientras que el que no alcanza a hacerlo, se descarga sobre una correa transportadora que lo eleva y lo lleva por sobre la tolva de acopio a dos baterías compuesta cada una de tres chancadoras giratorias, que reducen finalmente el minera” Peña I Lillo, Oscar 1928 PEÑA Y LILLO, Oscar (1928). Monografía sobre el mineral de fierro El Tofo que explota la Bethlehem Chile Iron Mines Company en la provincia de Coquimbo. Santiago, Chile. Sociedad imprenta y litografía Universo. []
  13. “Los trenes de bajada circularán con una velocidad de 18 kilómetros por hora, pudiendo las locomotoras, a esta velocidad, regenerar energía eléctrica a razón de 1000 kilowatts. Para el mejor aprovechamiento de esta energía regenerada es preciso formar los itinerarios de manera que simultáneamente con el tren que baja, circule otro de subida” MONTERO RODRÍGUEZ, Ramón (1917). El mineral del Tofo y las instalaciones para su explotación. Anales del Instituto de Ingenieros de Chile. Santiago, Chile. (11): 481-497. []
  14. “Hemos creído de interés dar a conocer a grandes rasgos las importantes obras ejecutadas por la Compañía explotadora, especialmente la construcción en Chile del primer ferrocarril eléctrico de importancia para el tráfico de carga con locomotoras de corriente continua, alta tensión, de 1200 HP.; y del gran muelle de embarque de minerales de 300 metros de largo con tres vías electrificadas para descargar los vagones en dos series de grandes buzones de 15,000 toneladas de capacidad cada uno, provistos de medios para cargar en cuatro o cinco horas los grandes vapores de 17 000 toneladas para el transporte del mineral a Estados Unidos” SOLAR PUGA, Ricardo (1921). Una visita al mineral del Tofo de la Bethlehem Chile Iron Mines Company. Importante obra de progreso poco conocida en el país. Anales del Instituto de Ingenieros de Chile. Santiago, Chile. (8): 397-403. []
  15. El Tofo, la historia de un pueblo minero – Boletín Minero, SONAMI | Nº 1.185 / Octubre 2004 / ISNN – 0378 – 0961. []
  16. “La planta eléctrica esta instalada en un edificio de 37,80, por 19,50, de muy buena construcción. El sitio adecuado para su ubicación debía estar lo más cerca posible del mar, a fin de obtener el agua para los condensadores a un precio razonable, y a suficiente altura para quedar a resguardo de las tormentas marítimas. Se eligió el punto mas abrigado de la caleta, colocando el piso principal a 11,2 m sobre la marea baja. Tiene el equipo necesario para atender el laboreo y transporte de 5000 toneladas de mineral por día, pudiéndose adaptar fácilmente para una explotación otro tanto mas intensa. Cuenta, por el momento, con 4 calderos a petróleo; dos turbos generadores de 3500 kilowatts y uno de 300 kilowatts; dos motores generadores de 1000 kilowatts cada uno; dos transformadores de represa escalonada de 2000 kilowatts; un equipo vaporizador” MONTERO RODRÍGUEZ, Ramón (1917). El mineral del Tofo y las instalaciones para su explotación. Anales del Instituto de Ingenieros de Chile. Santiago ; “La fuerza motriz usada en el mineral de “El Tofo”, es la fuerza eléctrica que se genera en la Central termo-eléctrica situada en la Caleta de Cruz Grande. Esta planta se compone de cuatro calderas Babcock & Wilcox de 440 HP. cada una y de las cuales sólo hay dos en trabajo permanente y las otras dos quedan en reserva. Estas calderas, que generan vapor a 200 libras de presión y usan agua resacada del m.ar, emplean petróleo crudo como combustible. El vapor producido por las calderas pone en funcionamiento tres turbinas a vapor que están conectadas con sendos generadores eléctricos de 3,500 kilowatts cada uno y que ge-ne,ran corriente alterna trifásica a 2,300 volts y 60 períodos. Sobre los mismos conductores se reciben, en caso de necesidad, la corriente de otro turbo-generador auxiliar de 300 kilowatts y del mismo voltaje y periodo” Peña I Lillo, Oscar 1928 PEÑA Y LILLO, Oscar (1928). Monografía sobre el mineral de fierro El Tofo que explota la Bethlehem Chile Iron Mines Company en la provincia de Coquimbo. Santiago, Chile. Sociedad imprenta y litografía Universo. []
  17. El número de trabajadores es aproximadamente de 400 hombres para el Mineral de “El Tofo ” y de 108 para la Caleta de Cruz Grande. Los obreros y sus familias habitan pequeñas e higiénicas casitas, agrupadas en hileras a lo largo de cuatro cortes escalonados, practicados en el cerro y que constituyen el campamento obrero. – Peña I Lillo, Oscar 1928 PEÑA Y LILLO, Oscar (1928). Monografía sobre el mineral de fierro El Tofo que explota la Bethlehem Chile Iron Mines Company en la provincia de Coquimbo. Santiago, Chile. Sociedad imprenta y litografía Universo. []
  18. Se construyó un campamento obrero y una cañería de aducción de agua desde La Higuera “Hasta ahora solo se dispone del agua extraída con bombas de una mina abandonada en la Higuera, a unos 9 klms del Tofo. Como es bastante dura, ha sido necesaria someterla a un tratamiento especial para que pueda ser empleada en los calderos y en los usos domésticos. Se la deposita en estanques abiertos de concreto para conducirla después por cañería a la mina, la población o la caleta. Actualmente se efectúan reconocimientos buscando agua de mejor calidad en el llano situado al oriente de la mina. El pozo tenía cerca de 100m. en los días de mi visita, y el agua de las filtraciones, aunque bastante buena, era insuficiente. Se proseguía con interés profundizando el pozo.” Rodríguez, R. M. (1917). El mineral del Tofo y las instalaciones para su explotación. Anales Del Instituto de Ingenieros de Chile. []

Nicolas Richard

Chargé de recherche HDR au CNRS. CREDA UMR 7227 - Centre de recherche et de documentation sur les Amériques

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search