Damir Galaz-Mandakovic. “Tocopilla es un paraíso para los pescadores”. Espectáculo, fama y archivo de la caza deportiva de la albacora (1933-1942). Subdirección de Investigación del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, 2021.

“Este libro es el cuarto volumen de la Colección Cultura y Naturaleza que ha editado la Subdirección de Investigación del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural. En los primeros tres libros se estudiaron las particulares vinculaciones establecidas entre ciertos grupos humanos y mamíferos marinos, tales como ballenas, lobos marinos y nutrias respectivamente. En esta oportunidad, se trata de la albacora, un formidable pez que puede alcanzar una longitud de más de cuatro metros y pesar más de 500 kilos, especie que se constituye como uno de los protagonistas del libro. Los otros son, sin duda, los pescadores, hombres y mujeres, que llegan a Tocopilla de distintos países, principalmente Estados Unidos, en busca de la preciada presa y la gloria. La albacora o pez espada, Xiphias gladius, es una especie pelágica, altamente migratoria, de distribución oceánica y cosmopolita. En Chile se la puede encontrar entre las regiones de Arica y Parinacota por el norte y la de Los Lagos por el sur, dentro y fuera de la zona económica exclusiva. Es la única especie conocida de la familia Xiphidae, pero comparte el suborden Xiphioidei (especies conocidas en inglés como billfish) con una serie de peces de la familia Istiophoridae, entre los que se encuentran los peces vela (Istiophorus) y los marlines (Makaira y Tetrapturus). Estas especies, altamente depredadoras, usan su apéndice en forma de lanza para cortar y aturdir a sus presas. Los peces espada, vela y los marlines han sido actores principales en la denominada pesca deportiva en distintas regiones del mundo. Se ha dicho que la primera captura de pez espada con caña y carrete fue en 1913 y la hizo un pescador llamado William Boschen, en las costas de Catalina, en California (Ellis, 2013: 92), pero la actividad experimentó un verdadero auge en la década de 1930 cuando conocidos escritores y pescadores comenzaron a contar sus aventuras, como Zane Grey, que pescaba marlín negro, rayado y azul en el Pacífico, y Ernest Hemingway, que en los cayos de Florida, Bahamas y Cuba pescaba marlin azul del Atlántico y marlin blanco. El viejo y el mar, la famosa novela de Hemingway, tiene como protagonista a un anciano pescador cubano que tras meses sin tener éxito busca romper su racha de mala suerte, se lanza al mar y logra enganchar un marlin y lo que se relata en el libro es la tremenda lucha entre el hombre, el pez y los elementos de la naturaleza. Ernest Hemmingway era un escritor que pescaba, “pero Zane Grey era un pescador que escribía, y lo hacía de manera magnífica” (Ellis, 2013: 93). Zane Grey escribe en 1919: “Durante tres veranos en aguas de Catalina había intentado persistentemente capturar mi primer pez espada de pico ancho; pero eran tan grandes las oportunidades en mi contra que lo intentaba realmente sin esperanzas. Era el orgullo del pescador. La imaginación, más que la esperanza, era lo que me impulsaba. Tenía una apreciación notablemente aguda de las derrotas reservadas para cualquier hombre que aspirara a experimentar esa maravilla del mar: Xiphias gladius, el espadachín de pico ancho” (Ellis, 2013: 93-95). En 1940 se reconoce que Tocopilla, en el norte de Chile, “es el mejor lugar en el mundo para pescar los grandes peces espada” (Ellis 2013: 98). Este libro documenta la pesca deportiva de la albacora en la zona y lo hace de manera notable, recogiendo en forma generosa una manera particular de relacionarse de ciertos hombres y mujeres con estos enormes y fantásticos peces, formas que generan una serie de narrativas de éxitos y fracasos, representados por el establecimiento de algunos records y un poco de fama. Aunque el libro es sobre la pesca deportiva de la albacora no podemos dejar de mencionar su pesca comercial, que es hoy una actividad regulada en Chile, con acceso restringido a nuevos operadores, con una talla mínima de captura de 1,06 m. y artes y aparejos autorizados puede ser desarrollada tanto por la pesca artesanal como por la industrial. Un informe elaborado en 1997 por la National Marine Fisheries Service del United States Department of Commerce elabora un diagnóstico muy acabado de la pesca comercial de la albacora en Chile de cuya introducción me permito extraer algunos párrafos y frases: “Chile continúa llevando a cabo la pesquería de pez espada más importante de América Latina, a pesar de los retrocesos significativos desde que la captura alcanzó su punto máximo en 1991 […]. Los pescadores artesanales a pequeña escala habían capturado cantidades limitadas de albacoras con arpones durante siglos, ya que existe evidencia arqueológica de que los pueblos indígenas precolombinos lo hicieron. Los pescadores artesanales de la costa norte expandieron el uso de un pequeño arpón durante las décadas de 1930 y 1940, respondiendo a la creciente demanda en los Estados Unidos […]. Las capturas alcanzaron las 2.100 toneladas en 1946, disminuyendo gradualmente a medida que la producción interna de los Estados Unidos aumentó y redujo la necesidad de importaciones […]. La pesquería alcanzó niveles extremadamente bajos en la década de 1970, cuyas razones […] parece deberse a una reducción del esfuerzo, más que a una disminución de los stocks de pez espada […]. La pesquería de pez espada en Chile cambió notablemente en la década de 1980 a medida que se desarrollaron métodos más eficientes y se expandió la demanda extranjera. Los exportadores comenzaron a ingresar a los mercados extranjeros que buscaban pescado fresco de alta calidad. Los experimentos con artes y equipos más productivos comenzaron en 1982 […]. La pesquería artesanal con orientación comercial se desarrolló así como una pesquería orientada a la exportación, que suministra pescado fresco, principalmente al lucrativo mercado estadounidense. El cambio de arpones de bajo rendimiento que requieren mucha mano de obra a redes de enmalle más eficientes permitió a los pescadores alargar la temporada, apuntar a nuevos caladeros y aumentar significativamente el poder de pesca […]. Los pescadores comerciales comenzaron a ingresar a la pesquería a fines de la década de 1980, comprando embarcaciones más grandes y modernas y usando palangres” (Weidner & Serrano 1997: 429). En la actualidad, son pocas las embarcaciones que capturan pez espada con palangre en Chile, un arte de pesca que consiste en extender en el mar una larga línea de la cual penden hasta más de un millar de anzuelos. El resto de la flota albacorera, compuesta por más de 200 barcos que miden entre 7 y 18 metros, utilizan redes para pescar el pez espada. También hay que subrayar la persistencia de la pesca de albacora con arpón, conocida como “pesca al palo”, en diversas caletas del norte de Chile, tales como Tal Tal y Caldera. ¿Qué pasa con la pesca deportiva de la albacora en nuestro país ahora? Como lo indica el propio informe del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, recogiendo un testimonio del Director del SERNAP en 1996, “En la actualidad, no existe en Chile una pesquería recreativa de pez espada y otros peces parecidos. Los pescadores recreativos han reportado en el pasado capturas espectaculares en Chile. Creo que puede existir la posibilidad de desarrollar una pesquería recreativa dirigida a estos maravillosos peces y otras especies” (Weidner & Serrano 1997: vii). Kip Farrignton, ilustre pescador, cuyas hazañas son reseñadas en este libro, escribe en 1942 “Bill, the Broadbill Swwordfish”, donde relata las aventuras de Bill, un joven pez espada, nacido en el Mediterráneo, “que rehusa comer cualquier cosa que pudiera contener un anzuelo con cebo”. Bill viaja por el mundo con sus padres hasta que “su madre es asesinada por un tiburón mako y su padre capturado por un pescador de Montauk”. Más tarde, “conoce a Albacora, el amor de su vida, en Tocopilla, Chile”. Pesa 1300 libras y aún es “demasiado listo como para atrapar un anzuelo con cebo”, de modo que él y Albacora viven “felices para siempre”. Como dice Farrington, “Bill no le teme a los pescadores. Todos los tiburones le tienen miedo, debido a su enorme tamaño y larga y peligrosa espada” (Ellis 2013: 121). Quisiera terminar señalando que el “record mundial” en la pesca de la albacora fue establecido el 7 de mayo de 1953 en la costa de Iquique, por el pescador estadounidense Louis Marron, en el yate Flying Heart III, capitaneado por Edward Wall, con un especimen que pesó 1182 libras (536 kg) y midió 179¼ pulgadas (4,55 m). Los invito a disfrutar este novedoso libro, que resalta la importancia de Tocopilla para el desarrollo de la pesca deportiva de la albacora”.

Daniel Quiroz Linderos, 31 de julio de 2021

Damir Galaz-Mandakovic. “Tocopilla es un paraíso para los pescadores”. Espectáculo, fama y archivo de la caza deportiva de la albacora (1933-1942). Subdirección de Investigación del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, 2021. ⟨hal-03318802⟩


OpenEdition vous propose de citer ce billet de la manière suivante :
Damir Galaz-Mandakovic (31 juillet 2021). Damir Galaz-Mandakovic. “Tocopilla es un paraíso para los pescadores”. Espectáculo, fama y archivo de la caza deportiva de la albacora (1933-1942). Subdirección de Investigación del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, 2021. IRP ATACAMA-SHS | Sciences humaines en territoire minier. Consulté le 17 juillet 2024 à l’adresse https://doi.org/10.58079/d1qy


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search