Notas sobre Carrizalillo de Las Bombas

Richard, Nicolas (2019) «Carrizalillo de Las Bombas» [Audiovisual] NAKALA. https://doi.org/11280/ae1e87cf

Carrizalillo de las Bombas, dice San Román en 1883, era “casi una colonia inglesa de mineros, industriales y obreros que reproducían allí, con su profusión de máquinas y su enjambre de tubos y chimeneas, la realidad de un establecimiento de minas en pleno Cornwall”. La explotación, dice aún San Román, tiene “Almacenes surtidos, provisiones en abundancia y agua a discreción” (San Román:1896, 16). El mineral había sido descubierto en 1855 y fue comprado por Samson Water, que lo administró hasta 1881, cuando fue vendido a la Compañia de Lota y Coronel (Aracena:1884,109).

En su momento de esplendor, entre 1855 y 1881, en Carrizalillo “se trabajaba a gran escala con 203 piques de estraccion, provistos de máquinas de vapor; ademas tiene una máquina de vapor con chancadora i cilindros para triturar los metales de baja lei” (Sundt:1909,52) y Francisco Marcial Aracena apunta que “El establecimiento de nuestra referencia da trabajo a unos 600 operarios y el personal de empleados es harto numeroso. Los minerales explotados son desde 2% para arriba, ley que se hace subir a 15 y 20% mediante el lavado practicado en ellos. Esta operación se realiza mediante máquinas a vapor, ya para chancar el mineral en distintos tamaños o reducirlo a polvo, según la clase o las exigencias del mismo mineral beneficiado” (Aracena:1884,109).

El mineral de baja ley se extrae y tritura mecánicamente en la mina y luego es transportado por ferrocarril hasta el Establecimiento de Concentrados, que se ubicaba a 14 kilómetros, en Las Bombas, donde había agua en abuncancia. Así, dice San Román que “anexo a [la mina] y comunicado con un ferrocarril de tracción animal, de nueve millas inglesas de largo, está el establecimiento llamado de Las Bombas, siempre una aguada del desierto dando lugar a faenas de la industria y aplicaciones del progreso. Sin esas vegas y sin aquellas máquinas de concentración la mina Carrizalillo habría sido abandonada, como tantas otras, muchos años antes, cuando el mineral puro de alta ley y a somera profundidad, era la única materia aprovechable para los recursos del minero que carece de capital y no puede plantear grandes instalaciones” (San Román:1896, 16). Respecto del ferrocarril Carrizalillo – Las Bombas, dice Enrique Espinoza que “Los productos de este mineral [Carrizalillo] se trasportan por ferrocarril de sangre al establecimiento llamado las Bombas, donde se encuentra abundante agua, i de aquí se les da salida por la caleta de Pan de Azúcar” (Espinoza:1897). El ferrocarril era pues de tracción “a sangre” o animal (teniendo un desnivel favorable entre Carrizalillo y Las Bombas) y se componía de carros de tres toneladas de capacidad cada uno con una trocha de 800 mm (Wikipedia). El ferrocarril habría empezado a ser construido en 1877 por Josiah Harding, cuando la mina, tras veinte años ininterrumpidos de explotación, ya empezaba a agotarse. W Griem, apoyándose en el mapa de Pissis 1877 concluye que entonces la línea ya existía. Hasta entonces el tránsito se hacia por un excelente camino de carretas.

En Las Bombas, también llamada Las Vegas, estaba el Establecimiento de Concentrados que explicaba en buena parte la longevitud de esta mina de baja ley y que contaba con máquinas a vapor y bombas de agua accionadas por molinos a viento para abastecer su intrincada ingeniería: “El sistema adoptado para lavar los minerales es algo variado. Ya por medio de maritatas, es decir, pequeños harneros que se sumergen en un estanque de agua, y movida su palanca por medio del vapor, o son simplemente canales de madera, de distintas dimensiones, por donde el mineral puro va quedando aconchado mediante el impulso del agua y una pequeña inclinación dada al canal mismo. En una palabra, los procedimientos adoptados para el lavado de minerales son tan variados, que el conjunto de tanta maquinaria y de tantas operaciones diversas se presenta de una manera verdaderamente pintoresca ante la vista del espectador. Es un magnífico establecimiento minero, con un crecido montaje de maquinarias y demás accesorios, pero no para importar un millón de pesos.” (Aracena:1884,109). Señala Darapsky que “cerca de allí, en Las Bombas, donde el lecho del río Carrizal se estrecha y cuya agua aflora muy cerca de la superficie, se lavan los metales y son enriquecidos de 2% a 11%, para luego ser transportados por un ferrocarril de trocha angosta hasta el puerto de Pan de Azúcar para su embarque” (Darapsky:1900, 238). Según Sundt, “el metal triturado se baja en un ferrocarril de sangre 6 leguas hasta la aguada de Las Bombas, donde hay un establecimiento de lavar, bastante completo, sistema inglés, provisto de dos máquinas de vapor” (Sundt:1909,52). En Las Bombas, “donde la abundancia de agua ha dado lugar a la fundacion de un establecimiento metalúrjico de reconcentracion” (Espinoza:1897, 117) y las maritatas, molinos y máquinas de vapor lograban lavar el metal hasta lograr leyes del 15-20%, éste era despachado en carretas hasta las fundiciones de Pan de Azúcar.

El camino de carretas de 21 km de largo (sobre el que debió construirse un segundo transecto del ferrocarril) es mencionado por Sundt (1909, 53) y comunicaba de forma expedita con Pan de Azúcar, en donde se habían instalado un muelle y una fundición con tres hornos de reverbero. Desde ahí, dice Aracena, el metal fundido era embarcado hacia Lota (Aracena:1884, 110). Por Pan de Azúcar se abastecía asimismo en carbón y víveres a las máquinas y población del interior :”Se introduce por esta caleta carbon de piedra i viveres para los asientos mineros del interior i sirve para la esportacion de esos minerales” (Espinoza:1897, 117)

A partir de 1881, la explotación del mineral de Carrizalillo entra en decadencia (Apiolaza:2010,204). Según San Román, de los más de mil habitantes con que llegó a contar, en 1888 Carrizalillo estaba “reducido a muy poca cosa”: “Así, dentro de Pan de Azúcar, el establecimiento de concentración de metales llamado Las Bombas, donde se aprovechan para tales operaciones metalúrgicas las abundantes vegas del lugar, y la mina Carrizalillo, constituían un centro de población de más de mil habitantes hasta hace poco tiempo, pero reducido hoy a muy poca cosa por haber disminuido los trabajos” (San Román:1896, 222). Según Enrique Espinoza, Carrizalillo contaba en 1895 con 132 habitantes y Pan de Azúcar con 32 habitantes (Espinoza:1895, 127). Dice Aracena que en 1884, “Pan de Azúcar es un puertecito casi totalmente abandonado por sus moradores. De éstos, en la actualidad, no quedarán más de un centenar, y esto muy escasamente” (Aracena:1884, 110).

Carrizalillo es un ejemplo de mineral de baja ley funcionando gracias a una fuerte inversión en máquinas, muy tempranamente en el siglo 19. Disponía de máquinas a vapor para la explotación de los piques y el chancado del mineral, de ferrovías para su traslado hasta la planta de concentrados, donde molinos a viento y otras máquinas a vapor servían para lavar el mineral que era luego enviado a la fundición de Pan de Azúcar, donde había acopio de carbón traído desde Lota por los mismos barcos que de vuelta van cargados de mineral. Todas estas máquinas están rodeadas por miles de animales : para subir el carbón hasta las máquinas, para tirar los carros con mineral hasta la planta, para bajar el mineral hasta la fundición, para alimentar y abastecer a hasta mil operarios o para vender agua limpia más allá, al conjunto del distrito minero.

A partir de cierta ley, es más rentable llevar el mineral desde Atacama por barco hasta una fundición situada en Lota, cerca del carbón. Bajo esa ley, es más rentable traer el carbón desde Lota hasta una fundición en Atacama, que esté más cerca del mineral.



Citer ce billet
Nicolas Richard (2022, 24 septembre). Notas sobre Carrizalillo de Las Bombas. IRP ATACAMA-SHS | Sciences humaines en territoire minier. Consulté le 26 juin 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/d1rd

Nicolas Richard

Chercheur (CRCN, HDR) au CNRS, IFEA - Institut Français d'Études Andines

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search